jueves, 9 de octubre de 2008

Los 100 días

El otro día en una cola oí que gente protestando trancó calles en 3 ciudades del país. Yo no sufro particularmente las consecuencias de la inmensas colas que se forman (uso Metro), pero estando en una cola no pude hacer más que ponerme en el lugar de esa gente esperando 2, 3, 6 horas en una cola, y me molesté. Entiendo que es más o menos la única forma de que le paren a alguien en este país, pero, ¿no hay leyes en contra de eso? De ahí pasé a pensar que haría yo si tuviera el poder. ¿Que haría yo como dictador por 100 días?:
(Ojo, es el estilo de dictador romano idealizado, una persona que le dan poder casi absoluto durante una crisis, y que después se retira a la vida civil)

- Llamar a elecciones al final de los 100 días. Cómo hacer para no elegir a los políticos venezolanos es una pregunta que no tiene respuesta.
- Encarcelar a todo aquel que tranque calles. Si no es ilegal, pasar una ley que lo ilegalice, y después encarcelar. Avisaría antes para no agarrar a nadie desprevenido.
- Derogar el paquetazo y toda su familia. Estoy menos informado de lo que debiera sobre las nuevas leyes que ha traído Chávez al país, con lo que no voy a dar más detalles.
- Derogar la legislación laboral venezolana. Toda. Venezuela, junto con Bolivia, es el país del mundo donde es más difícil contratar a una persona, y creo que hemos llegado al nivel donde hace más daño que bien. Ya después de mis 100 días se replanteará el tema.
- Legalizar la prostitución. Nadie me ha podido explicar porqué es ilegal una relación consensual entre adultos, sea del tipo que sea.
- Eliminar los Ministerios de: Participación y Protección Social, Asuntos de la Mujer, Alimentación, Agricultura y Tierras, Trabajo y Seguridad Social, Vivienda y Hábitat, Asuntos de la Mujer, Ciencia y Tecnología, Deporte, Planificación y Desarrollo, Turismo, Pueblos Indígenas, Telecomunicacion e Informática, y Turismo. La mitad no deberían existir, el resto podría consolidarse con los que quedan. En el peor de los casos, al final de los 100 días al menos la gente se preguntará que hacían antes de ser eliminados.
- Reducir a la mitad la nómina pública, para comenzar. Eso sí, darles un paquetico para que no se mueran de hambre mientras consiguen trabajo productivo.
- Eliminar el impuesto sobre la renta a las empresas. Simplemente no tiene sentido.
- Inmediatamente subir la gasolina a mil, y ir subiendo el precio hasta dejarlo en 3 mil, o por ahí. Subsidiar el tránsito público para que a la gente no le pegue tanto.
- Eliminar el control de cambio. Aunque quizás sea paja, pero no me parece mal momento. ¿En esta situación quien va a querer meter sus reales en los Estados Unidos? Por otra parte el paralelo sigue subiendo, con lo que quizás este equivocado.
- Eliminar el control de precios, y prohibirlo en el futuro excepto para cosas tipo electricidad. Incluye control de alquileres, y ya que estamos en eso la ley que rige todo lo de los alquileres no me agrada demasiado.
- Legalizar las drogas. Seguro nos mete en alguna clase de problema internacional, pero quizás el mundo esté muy distraído. Me imagino que firmamos unos tratados que no nos dejan hacerlo así como así, en cuyo caso buscarse unos abogados (quizás los que trabajaban en laboral), para que nos saquen del problema.
- Disolver el ejército. Creo que requiere cambios constitucionales, lo que hasta como dictador me da cosa, con lo que quizás simplemente botar al 90% y quedarse con una guardia pretoriana. Para que que no vuelvan los militares vender todas las armas pesadas, aviones de guerra, etc. Los helícopteros no, porque tienen otros usos.
- Vender el Esequibo. No creo que nos paguen mucho, pero ya es hora.
- Legalizar el aborto (hasta los 3 meses, o en caso de riesgo a la vida de la madre, incesto, o defectos genéticos, etc.). Creo que lo echarían para atrás bastante rápido, pero esperemos que la gente que venga después tenga otras prioridades.
- Juntar todos los fonditos que tenemos dispersos en un Megafondo, y publicar balances. A ser serios.
- Deshacerse de todas las empresas del Estado que se pueda, y hacer planes para deshacerse del resto. Ojo, venderlas por una miseria tampoco es la gracia.

Ya se me acabaron las ideas, a ver a quien se lo ocurren otras. Comenzar obras de infraestructura tristemente tarda más de 100 días.

7 comentarios:

Manuel Andrés Casas dijo...

pasar una ley que permita darle lepes, si, fuertes y vergonzosos lepes, a la gente que es atrapada en flagrancia cometiendo actos de: comprobada estupidez, estolidez crónica y magna brutalidad.

Thaelman dijo...

Yo te diría que más de la mitad de tu proyecto concluiría en un golpe de Estado por varias de las cosas que propones. Sencillamente no son practicables, especialmente lo de la Fuerza Armada, es lo más descabellado de todo tu plan, lo más irrealizable y considero altamente irresponsable dejarle el país a Colombia, Brasil y Estados Unidos para que nos repartan. Si crees que nuestro vecinos son gente chévere que nos van a tratar bien, estudia mejor los casos. No vivimos en la paz perpetua de Kant.

Por otro lado, aunque estoy de acuerdo con varias de tus ideas para reducir la nómina de la administración pública, muchas de ellas no son practicables, porque estaría lanzando a miles de empleados a la calle en un país que no tiene la infraestructura económica para reincorporarlos a una vida productiva. Sí me extrañó que no mencionaras la privatización concreta de PDVSA cosa en la que estaríamos de acuerdo.

En lo que a las reformas morales se refiere, pues si yo fuera el dictador, la cosa sería muy distinta. Lo primero en hacer es a la Iglesia Católica la iglesia oficial del Estado (lo apruebe o no el Vaticano), ilegalizar todo tipo de culto santero, pagano, o de moralidad dudosa. Aplicar impuestos a los cultos de los judíos, musulmanes, o demás cultos asiáticos. Aplicar y promover fuertemente la educación religiosa católica en los sectores más populares. El objetivo es combatir la santería y al protestantismo. Esto no es una consideración mía fanática de gratis. Lo digo porque nuestra sociedad está llena de depravación y de inmoralidad, y si no hacemos un esfuerzo para homogeneizar los valores en base a una estructura moral que permita la convivencia, jamás (escúchame bien, JAMAS), este país va a poder ser un lugar deseable para vivir.

Desarmar a la población y llevar a cabo una política para redistribuir parte de la población nacional desde la costa hacia la cuenca del Orinoco.

Construcción masiva de cárceles a nivel nacional, aplicación de la pena capital para los crímenes de secuestro y homicidio. Castigar el aborto con más de diez años de prisión y revocarle la licencia a cualquier médico que la practique. Combatir el narcotráfico implacablemente.

Regular la prostitución haciéndola legal en locales privados o exclusivos y prohibiéndola en las calles.

Te planteo estas propuestas por varios motivos. El aborto no es justificable, punto. Necesitas conocer a un drogadicto a ver si te parece que deberían ser legales. Tú no sabes lo que son las drogas, y no entiendo cómo puedes seguir defendiendo esta tesis tan absurda. Las drogas esclavizan a los individuos, tu que tanto hablas de libertad, cómo puedes permitir sustancias nocivas que atentan contra la libertad de los individuos? Además, como podrías aceptar que tu país se convirtiera en un nido de podredumbre, de drogadictos; porque te informo, los drogadictos no trabajan, no son gente productiva; son una carga económica y moral para la sociedad y las familias. Además, quiero ver cómo te sentirás cuando tengas hijos y sepas que cualquiera de ellos se puede convertir en unos de los personajes de Trainspotting solo porque la maldita droga es legal. Y si tu no quieres tener hijos, pues algunos si los queremos tener, y para mi esto no es negociable, y es tema que podría llevar a muchos a una guerra civil. Porque si, yo estaría dispuesto a matar gente para luchar contra las drogas. No permitiré jamás, como muchos otros, que la salud de mis hijos sea puesta en peligro por esas sustancias.

Te recomiendo que moderes tu libertarismo, pues parece que no te das cuenta que esas ideas tuyas llevarían a la autodestrucción de la sociedad. La gente sensata no quiere vivir en una forma de vida tan degradad, depravada e irracional. Tus políticas llevarían a muchos a matar para evitarlas.

Por último, es absurdo que digas que alguien es libre si es drogadicto o alcohólico o promiscuo, solo porque nadie le impida cumplir con su adicción. Recuerda que la adicción supera a la voluntad, y entonces el individuo ya no puede decidir, y de la misma manera como el Estado te puede prohibir, también la droga, el alcohol o una prostituta lo puede hacer. No seas tan simple, Igor, en tu concepto de libertad. Eso que tu defiendes como libertad no es libertad. Es otra cosa que debería tener otro nombre, pero no es libertad.

Te remito a una cita de Cicerón: "La república (romana) se funda en la moralidad tradicional de sus hombres". Igor esta no es una opinión, es una verdad universal. Puede que en una monarquía o despotismo la moralidad de los súbditos no valga un bledo, pero en las repúblicas la moralidad de sus ciudadanos va a determinar la supervivencia y fortaleza de sus instituciones, porque toda institución republicana se sustenta en los valores de la sociedad, no en las páginas de una constitución. Igual que Roma, la república de los Estados Unidos cada día se degrada más y se acerca más a su propia autodestrucción, desplome, porque sencillamente va a llegar un día en que los valores sociales de donde se fundaban no van a existir. Y eso se lo debemos a los cada día más insoportables liberales, irresponsables que prefieren su propio egoísmo libertario que el beneficio y honorabilidad de las instituciones republicanas.

Jose Morales dijo...

(sin acentos) Tambien tomaria mas de 100 dias definir que hacer con chavez... demasiadas cosas que se podrian hacer con chavez...

Laura dijo...

Wow...
La verdad no sé si me parece más dañino tu plan, Thaelman o el de Igor en ciertos aspectos...

El hacer a la Iglesia Católica la iglesia oficial del Estado lo considero más un capricho personal que algo necesario y si bien estoy de acuerdo que ciertos cultos deberían ser condenados por sus prácticas de coersión a sus seguidores y prácticas que van en contra de los derechos humanos, dudo mucho que el ilegalizarlos haga mucho más que volverlos más tentadores por el momento.
Aplicar impuestos a las otras religiones es algo que considero inadmisible, si no se aplica a la Iglesia Católica también.
Aplicar y promover fuertemente la educación religiosa católica en los sectores más populares, sólo aumentaría el número de "católicos" en las cifras ofciales, propón la educación de valores, la difusión del conocimiento, la creación de infraestructura que proporcionen espacios para el saber y la convivencia. Si de verdad quieres parar la "depravación y la inmoralidad", haz como dices, homogeneiza los valores haciéndolos universales, no los encierres en un paquete que obliga a la gente a creer en un mismo Dios, en ciertas prácticas y demás, pues no haces más que repetir la misma pelea de milenios.

La descentralización de la población debe llevarse mediante planes de infrestructura, eso no se logra en 100 días, quizás abrir concursos de urbanismo, pero no más.

Creo que en algún momento expresé lo que pensaba de la pena capital, no ha cambiado. Y en cuanto al aborto, personalmente, concuerdo con Igor en que debería ser legalizado en ciertos casos, tal vez me baso en el principio de que la vida no debe ser valorizada en el simple estar vivo o muerto sino también creo en la dignidad de esa vida.

En cuanto a la prostitución y las drogas. Si bien considero que lo que más atractivo les da es su ilegalidad, concuerdo en cuanto al efecto que tienen en los individuos las drogas y en que deben prohibirse aquellas que afecten la voluntad y la salud.

En cuanto al resto de tu comentario sólo te recuerdo que en la sociedad actual no todos son liberales, cualquier resultado que se haya obtenido es culpa tanto de conservadores como de liberales y mayor medida, diría yo, de los indiferentes. Sólo calmen su extremismo, más allá de la inclinación a un lado o el otro lo que ha terminado por destruir siempre ha sido el radicalismo.

Neumann dijo...

Ok, veo que la gente le gusta que le lean... igor tu plan es mas que nada un comic relief y sinceramente en esos 100 dias lo que HAY QUE HACER es replantear como se estan moviendo los ingresos del estado venezolano!!!!

Como es posible que tengamos 2 estados ahora en venezuela, el estado burocratico real y PVDlandia.
Cerrar el FONDEN!!! Que el BCV no sea una mujerzuela que le de plata a Pdvsa y al estado!!!
Poner un poco de orden en caracas y el resto del pais con la violencia, no joda!

Nos estan robando y nos estan matando, el estado venezolano es un fracaso y mira no me tomo una cadena decirlo ;-)

jontxu dijo...

thaelman: al leer tu comentario la mandibula me golpeo el teclado y me acabo de despertar y me desmaye. La religion catolica... y valga aquello de: por Diosssss.
A quien usaremos de ejemplo a Torquemada, a los Papa Borgia, al cardenal Cisneros y la Reina Isabel, a los curas pedofilos que conoci mientras estudie en colegios catolicos (quizas el haber pasado tu escolaridad en in colegio laico no te permite captar las sutilezas de un cura carignoso con un nigno de 10 agnos). Tal vez el modelo Pio XII, alto pana de Franco y del Duce. A Juana de Arco o en su defecto a los que la quemaron. Menos mal que no crees en la legalizacion de la droga por que sino creeria... no se que creeria.

Thaelman dijo...

Bueno no es malo continuar el debate:

La gente sigue sin entender que la Iglesia son los creyentes y los pastores son solo el intermedio. Decir que la I glesia son los curas es como decir que con tan solo un profesor en un aula de clases es suficiente para tener un seminario.

Y si, nuestra civilización esta pasando por la crisis mas grave de identidad (en todos los ámbitos) en parte porque dejaron de darse paquetes. Sin un paquete homogéneo de creencias y valores que hayan sido heredadas del pasado histórico, la civilización está condenada al fracaso, al caos y a su autodestrucción. Lo que le sucedió a los romanos cuando dejaron de ser romanos y aceptaron toda clase de cultos griegos, africanos y finalmente hebreos. La fuerza moral que sostenía su sociedad se debilitó por siglos hasta que la superestructura colapsó.

Igual sucederá con Occidente. Y nosotros quizá no lo veamos, pero nuestros descendientes si. Los desechos de nuestra civilización quedarán para las civilizaciones orientales luego de que nosotros nos entregamos por décadas a la licencia, al libertinaje, al eclecticismo. La libertad tiene en sí misma el germen de su propia destrucción, porque esa libertad no es sostenible en el tiempo sin entrar en tremendas contradicciones en las que no voy a entrar ahora.

Digo la Iglesia Católica porque es la base moral y ética de donde toda nuestra estructura civilizatoria se constituye. ¿Padres pederastas? ¿Los Borgias? ¿Isabel la Católica? Casos aislados de individuos corruptos que nada tienen que ver con la historia y el movimiento universal de las civilizaciones. Muy bien insiste Hegel cuando dice que la religión es la base fundamental desde donde se construye toda sociedad. Porque sin no parte de un "paquete" de creencias poderosas que justifiquen el orden, entonces lentamente ese orden se deteriora hasta que se derrumba y sobreviene el caos. El caos o estado de naturaleza es el estado donde no puede haber ni justicia, ni igualdad ni libertad. Pienso que el liberalismo nos está llevando hacia allá.

Aunque considero que nada en la historia es cambiable, que las corrientes históricas son indetenibles, al menos quiero estar del lado de los que queremos preservar nuestra civilización.

Al igual que Roma, o el ejemplo más cercano, la caída de la dinastía Qing en China luego de la decadencia del confucianismo, nuestra civilización será víctima de una ley histórica. Occidente no es inmune a este fenómeno. Aquí no se trata de variables macroeconómicas, o de presidentes demócratas o republicanos, o laboristas o social cristianos, o de reformas y maquillajes de los sistemas constitucionales; se habla de la fragmentación masiva de la conciencia moral de un cuerpo social gigantesco que es occidente.